La última parte de la campaña de la EDE V4V tuvo lugar en Albox, un pueblo de Almeria. El equipo trabajó estrechamente con la iglesia Centro de Adoración Cielos Abiertos cuyos pastores se llaman Argentino y Ester Fernández.

Diferentes familias acogieron al equipo en sus casas, así que pudimos conocer a fondo algunos miembros de la iglesia.

Silvana fue impactada por una de las adolescentes que conoció en la campaña en Albox, que fue de de gran bendición para ella. Con sólo 14 años, hace todas las tareas del hogar mientras su madre y padrastro trabajan, y además cuida a un niño algunas mañanas. Tuvo una infancia muy dura, en otro país, lejos de su madre por casi tres años. Esta chica ha salido adelante, superando cada obstáculo y ahora es una fiel seguidora de Jesús. Su vida es un testimonio de fe, coraje y valentía. ¡Es una gran luchadora y vencedora en Cristo!

Hicimos varios programas de evangelismo en la calle, tanto con niños como charlando con las personas que pasaban por el lugar.

Fuy especial poder trabajar con los jóvenes y adolescentes de la iglesia, enseñando y entrenándolos para poder compartir el evangelio ellos mismos. Asi que de alguna manera pudimos discipularlos para que ellos mismos continuasen la obra de evangelismo en este pueblo. En su evaluación, contaron que les había gustado mucho este aspecto de la campaña. No fuimos allí para hacer nosotros una campaña, sino para trabajar juntos con ellos.

Un día en el mercado, Sonja estuvo con varias chicas de la iglesia y tuvo la impresión que una de las chicas tenía que acercarse a un puesto y usar la pulsera para compartir el plan de salvación con la persona que lo llevaba. Era una de las herramientas que les habíamos dado para compartir el evangelio. La chica estaba un poco reticente, pero al final se acercó a la mujer.

Después de escuchar y al orar por ella, la mujer se puso a llorar y dijo que la noche anterior había soñado que unos misioneros se acercarían a orar y que se marido sería sanado. ¡Solo Dios pudo coordinar una cita así!

En Albox también trabajamos con discapacitados como en Almuñécar. Una de las chicas les dijo a Natali y a Sonja que hacía mucho tiempo que no recibía una alegría tan grande como en este tiempo que estuvimos allí.

Para Silvana fue un tiempo muy gratificante trabajar con las personas discapacitadas.

Llegó el fin del tiempo en Albox y también el final de la campaña de la EDE Voz por los que no tienen voz. Volvimos a Madrid para la última semana de la EDE: preparándonos para la re-entrada, o la vuelta a casa.